MUY BIENVENIDOS TODOS

Del mismo modo que un jardinero cultiva su terreno quitando las malas hierbas, plantando las flores y frutos que necesita, así puede un ser humano, cuidar el jardín de su mente, limpiandolo de todos los malos, inútiles y limitantes pensamientos, cultivando hacia la perfección las flores y los frutos de pensamientos correctos, positivos, útiles y puros.”

ME VISITARON

le gusta del facebook

lunes, 16 de diciembre de 2013

~ Felicidad Verdadera ~‏

  ~ Felicidad Verdadera ~‏

La verdadera felicidad no requiere absolutamente
nada de ti. No es necesario que salgas a comprar
nada especial para poder ser feliz. La felicidad es
tuya en el preciso instante en que decides vivir con
ella. Aunque las imágenes y apariencias superficiales
de la felicidad puedan estar fuera de tu alcance, la felicidad en si
misma nunca lo está. ¿Deseas ser verdaderamente feliz, o lo que
 quieres en realidad es aparentar que lo eres? Muchísima gente dedica
demasiado esfuerzo a mostrarse a si misma envuelta en una aparente
felicidad. Es una búsqueda tristemente vacía, aunque tenga éxito.
La verdadera felicidad, la que proviene del corazón no tiene costos,
 sólo beneficios. La decisión de ser feliz y agradecido por lo que has
conseguido puede ayudarte a seguir avanzando, muchísimo más de lo
 que podría cualquier resentimiento o descontento. No hay nada
 fuera de ti que te obligue a ser feliz, ni nada que te impida serlo.
La fuerza positiva de la felicidad está siempre allíesperando
que tú la vivas. chela an silvia

Mundo interior y mundo exterior


Mundo interior y mundo exterior

el cielo esta mas azul que nunca chela an silvia
https://www.facebook.com/silvia.dehugo1
Todos los seres humanos nacemos libres de actuar, pensar y guiar nuestros destinos.

Nacemos con libertad para dirigir nuestros actos hacia el bien o hacia el mal.

El mundo exterior, es aquel que nos proporciona relacionamos con las de­más personas y así poder tomar de ellas lo bueno o malo de su actuar, de sus sentimientos, de su vida en general.

Relacionamos el mundo exterior con el "TENER"; sí única y exclusivamente, con el tener, creemos que para estar en perfecta armonía con el mundo exterior debemos tener la casa más grande, y elegante de la colonia, del fraccionamiento, y de ser posible, de la ciudad entera, tener el auto más costoso y llamativo, poder viajar al lugar más exótico del planeta, comprar ropa de las marcas más reconocidas para estar "in" en el mundo exterior, y por si fuera poco poner en riesgo la propia vida, sometiéndose a un sin nu­mero de operaciones estéticas de cualquier tipo, no siendo estas exclusivas de las mujeres ya que ahora los hombres también participan, y es entonces cuando yo me pregunto:

¿Esto es suficiente para qué tu vida este en equilibrio y en armonía contigo mismo?

¿Realmente te sientes pleno, basando toda tu vida en el tener?

¿Vale la pena estar compitiendo en forma agresiva por ganar dinero y más dinero en el mundo exterior?

¡Qué pasa entonces con tu mundo interior!, lo dejas de lado porque este mundo interior, se basa simple y sencillamente en el SER.

Pregúntate: si estás en perfecta armonía con tu ser.
El mundo interior, es el que se nutre desde lo más profundo del ser, es des­cubrir la esencia que llevas dentro.

Una vez que exploras tu interior descubres que dentro de ti, existen sentimientos positivos como la serenidad, la paz, el amor, la alegría, la bondad, la solidaridad, la fortaleza, etc., son fuertes cimientos que te permiten ir construyendo la mejor y más digna mansión dentro de tu interior, aunque en esta búsqueda también te toparás con sentimientos negativos, como: la ira, la ansiedad, el odio, la impulsividad, el rencor, los cuales al ser de­tectados pueden ponerse a trabajar a tu propio servicio, aprenderás a manejarlos y encauzarlos para tu beneficio una vez que los hayas aceptado totalmente.

Las personas que no tienen contacto con su mundo interior, son personas impredecibles que nunca han tocado su esencia.

Los seres humanos, tenemos la fortuna de estar en ambos mundos y deci­dir en cual de los dos permanecer más tiempo, aunque lo ideal es estar en equilibrio conmigo, con mi mundo externo y con mi mundo interno; puesto que si solo estás en el exterior, pierdes el sentido moral de la vida; y si solo permaneces en el interior, no podrás poner al servicio de los demás tu esencia, ni hacer el bien en la vida.

Te invito a estar en equilibrio con tus dos mundos, ver la diferencia que existe entre uno y otro para aportar lo necesario del mundo exterior al mundo interior y viceversa, de esta manera llegarás a ser feliz, maduro, entregado plenamente al amor, a la vida, pero sobre todo lograrás trascender.

Depende de cómo se pregunta



 Depende de cómo se pregunta
La respuesta a una pregunta depende
 en mucho de cómo usted la haga. Como
los vendedores de experiencia lo saben,
las preguntas hechas de una manera
positiva o negativa, casi siempre
provocan una respuesta de acuerdo.

Un estudiante de sicología entró en
el ejército decidido a probar esta teoría.
 Le asignaron entregar albaricoques
 al final de la línea de comida.

«¿No quiere albaricoques, verdad?»,
preguntó a los primeros hombres,
el noventa por ciento dijo: «No».

Entonces probó el método positivo:
«¿Quiere algunos albaricoques, verdad?»
Casi la mitad respondió:
 «Este... sí... Tomaré unos cuantos».

Luego probó un tercer método basado
en la técnica fundamental de «o, o».
«¿Un plato de albaricoques, o dos?»,
preguntó. Y pese a que a la mayoría de
los soldados no les gusta los albaricoques
del ejército, el cuarenta por ciento tomó
dos platos y el cincuenta por ciento
 tomó uno.
La respuesta a una pregunta depende
 en mucho de cómo usted la haga. Como
los vendedores de experiencia lo saben,
las preguntas hechas de una manera
positiva o negativa, casi siempre
provocan una respuesta de acuerdo.

Un estudiante de sicología entró en
el ejército decidido a probar esta teoría.
 Le asignaron entregar albaricoques
 al final de la línea de comida.

«¿No quiere albaricoques, verdad?»,
preguntó a los primeros hombres,
el noventa por ciento dijo: «No».

Entonces probó el método positivo:
«¿Quiere algunos albaricoques, verdad?»
Casi la mitad respondió:
 «Este... sí... Tomaré unos cuantos».

Luego probó un tercer método basado
en la técnica fundamental de «o, o».
«¿Un plato de albaricoques, o dos?»,
preguntó. Y pese a que a la mayoría de
los soldados no les gusta los albaricoques
del ejército, el cuarenta por ciento tomó
dos platos y el cincuenta por ciento
 tomó uno.
el cielo te sonría 
chela an silvia..............

Si Volviera a Nacer


Si Volviera a Nacer 
chela an silvia


Si volviera a nacer,
hablaría menos y escuchara más.
Invitaría a mis amigos a cenar aún cuando el mantel estuviera manchado y el sofá desteñido.
Comería rosetas de maíz en la sala "elegante" ,
y me preocuparía mucho menos por la basura cuando alguien quisiera encender la chimenea.
Dedicaría un tiempo para escuchar al abuelo divagar sobre su juventud.
Nunca insistiría en que subiera las ventanillas del automóvil un día de verano, sólo porque mi cabello se despeina.
Encendería la vela rosa antes que se derritiera de tanto estar guardada.
Me sentaría en el césped con mis hijos sin preocuparme de las manchas de mis ropas.
Lloraría y reiría menos frente al televisor y más frente a la vida.
Compartiría más responsabilidad con mi familia.
Me iría a la cama cuando me sintiera enferma,
 en lugar de pretender que la tierra se va a detener sin mí.
Nunca compraría algo solo porque fuera práctico,
 porque disimula la mugre ó porque está garantizado de por vida.
En lugar de desear que terminase de una vez los nueve meses de embarazo , disfrutaría cada momento y admitiría que la maravilla que crece dentro de mí es la única oportunidad que tengo en la vida para ayudar a Dios en realizar un milagro.
Si mis pequeños me besaran impetuosamente nunca diría...
 más tarde, ahora estoy ocupada.....
Diría más a menudo "te amo", "lo siento",
pero más que cualquier otra cosa,
le daría otra oportunidad a la vida,
capturaría cada momento...........
Te pregunto a ti...

 ¿Que harías tú si volvieras a nacer?

La mejor época de la vida




SEPARADORROSASALMON.gif ROSA SALMON picture by GUTIERREZ_056  

el cielo te sonria por siempre
La mejor época de la vida
A un grupo de chicos y adultos se les preguntó
en un programa de televisión cuál es la
mejor edad en la vida.

"Dos meses, porque te llevan en brazos,
y te aman y te cuidan mucho".

"Tres años, porque no tienes que ir a la escuela.
Puedes hacer casi todo lo que quieres y
juegas todo el tiempo".

"Dieciocho años, porque ya terminaste el
secundario puedes conducir un automóvil".

"Veinticinco, porque tienes más entusiasmo".

Una niña de tres años dijo: "La mejor edad
es los veintinueve años, porque entonces
puedes quedarte en casa, dormir y
no hacer nada".

"Cuarenta, porque estas en la cúspide de
tu vida y tu vitalidad".

"Cincuenta y cinco años, porque ya has
cumplido con la responsabilidad de criar hijos
 y puedes disfrutar de la vida de los nietos".

"Sesenta y cinco, porque puedes disfrutar
la jubilación".

La última persona, una señora mayor comentó:
"Todas las edades son buenas, por lo tanto,
disfruten la edad que tienen ahora".

Si le presentamos nuestra vida a Dios cuando
somos jóvenes, como un suave pétalo de rosa,
tenemos más para ofrecerle y más para disfrutar.
Pero si le sacamos a esa rosa un pétalo por cada
 año que nos demoramos, para cuando
alcancemos el invierno de la vida no vamos
a tener más que un tallo desnudo para darle
a Dios, y muy poco tiempo para disfrutar.

Ahora es la época de tu vida, pero el mejor
momento para rendirle nuestra vida a
Dios es cuando somos jóvenes.
 chela an silvia

~ Nuevamente ~‏

ISA_GBHOJASVERDESISA1.jpg ISA picture by GUTIERREZ_056

ivy5Fbar34-1.gif picture by GUTIERREZ_056

 ~ Nuevamente ~‏
~‏Este es el tiempo para
CREAR NUEVAMENTE
No pensemos en destruir.
Pero tampoco lloremos sobre
 las ruinas de nuestros sueños. Vamos a crear nuevamente. Como seres humanos, a cualquier momento podemos tomar una pantalla en blanco y dibujar en ella la vida más bella y necesaria para ti y los tuyos. Transforma la energía de tus pensamientos de forma que ellos recreen el mundo que ves con tus ojos. Es fácil, es solo empezar.
chela an silvia 
gracias por tu visita el cielo te sonría como a mi
La madurez no viene con la edad
Una de las señales de la madurez es la capacidad de una
persona de aceptar la responsabilidad de su propio talento,
de desarrollar diligentemente las habilidades inherentes
que le fueron dadas por Dios, y de utilizarlas al máximo
con gozo y acción de gracias. La persona que haga
esto podrá tener éxito a cualquier edad...

Víctor Hugo escribió su primer drama a los 15 años.

¡Juan de Medeci tenía 15 años cuando
se convirtió en cardenal!

Rafael pintó sus obras maestras antes de morir a la edad
de 37 años.

Tennyson escribió su primer volumen de poesías
 a los 18 años.

Pascal escribió sus grandes obras entre los
16 y su muerte a los 37.

Juana de Arco hizo toda su obra y fue quemada
en la estaca a los 19 años.

Rómulo fundó Roma a los 20.

Calvino se unió a la Reforma a la edad de 21 años
 y escribió sus famosos Institutes a los 27.

Alejandro el Grande había conquistado su mundo
cuando tenía 23 años.

Isaac Newton tenía 24 cuando dio a conocer
 la ley de gravedad.

McCormick inventó la segadora a los 23 años.

Charles Dickens escribió Oliver Twist a los 25.





La edad no tuvo nada que ver con el genio de estos
 grandes
 personajes. Ellos simplemente aceptaron la plena
de los dones que Dios les había dado y no perdieron
el tiempo mientras usaban cada oportunidad
en su máximo potencial.

La madurez no viene con la edad; viene con la
aceptación de la responsabilidad.


Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba
 como niño, razonaba como niño; pero cuando llegué
a ser hombre, dejé las cosas de niño.

El Labrador y sus Hijos
A punto de acabar su vida, quiso un labrador
dejar experimentados a sus hijos en la agricultura.

Así, les llamó y les dijo: "Hijos míos, voy
a dejar este mundo; buscad lo que he
escondido en la viña, y lo hallaréis todo".

Creyendo sus descendientes que había
enterrado un tesoro, después de la muerte
de su padre, con gran afán removieron
profundamente el suelo de la viña.

Tesoro, no hallaron ninguno, pero la viña,
tan bien removida quedó, que multiplicó su fruto.

El mejor tesoro siempre lo encontrarás
en el trabajo adecuado.

¿Cuántas veces pensamos que nuestro éxito
necesariamente tiene que darse de la misma
manera en que le resultó a otras personas a
nuestro alrededor? La verdad, sin embargo,
 es que Dios nos hizo a cada uno de nosotros
únicos y maravillosamente distintos...
 agregándole algo especial a nuestra generación y
comunidad. Si pretendemos ser lo que no
somos, nos tornamos aburridos y poco
 agregamos a la vida de los demás.
De la misma manera, aprendamos a maximizar
 el uso de los recursos que el Señor ha puesto
 a nuestro haber... allí estará la clave
 de nuestra contribución y legado a los demás.chela an silvia el cielo esta mas azul que nunca