El Don Supremo de la Vida


EL DON DE DECIDIR CON SABIDURIA

Para ser proactivo necesitas tomar la responsabilidad por tu propia vida y ejercitar la habilidad de seleccionar tu respuesta ante cualquier estímulo. Esto implica comportarse según tu decisión consciente basado en valores, no en las condiciones en las que te encuentras. – 
Todos los seres humanos nacimos equipados de una gran cantidad de dones y talentos que nos habilitan a actuar de una manera exitosa en todo lo que nos propongamos. Estas son las grandes maravillas y tesoros de la vida: el haber sido bendecidos con el don de poder oír, ver, amar, pensar, determinar, reír, imaginar, movernos, crear, planear y sobre todo, ser poseedor del don supremo de la vida: que es el don de poder elegir y decidir con sabiduría.
Este último don en particular es el que me gusta llamarlo como el mayor milagro del Creador. La facultad poderosa de elegir y se responsable por nuestras decisiones.
Aunque tenemos una mera noción del avance vertiginoso de la ciencia, la tecnología, la genética, la internet, la ingeniería, etc., factores éstos que sin duda impulsaron el progreso de la humanidad en el siglo pasado, mejorando de una forma considerable nuestra calidad de vida.
Pero el hecho más destacado de este nuevo siglo, que sin duda ha provocado un cambio sin precedentes en la historia, es el surgimiento de um despertar en la conciencia humana a una realidad antes desconocida, y es el hecho de que podamos elegir por nosotros mismos! Podemos crear la vida que anhelamos!
Así como en la construcción de una casa, de un gran edificio o de um aparato que se requiere de un plan, de administrar sabiamente, de um sistema, de un diseño y de ejecutar con maestría. Así también nosotros como individuos, si actuamos de manera responsable, si establecemos criterios de autodisciplina en nuestros emprendimientos, así podremos lograr cualquier meta u objetivo que hayamos trazado.
Un gran número de personas se esta dando cuenta hoy de que su êxito solo depende de gestionarse y liderarse a si mismas de forma eficiente. No obstante, se nos presenta un grave problema ante tan grandioso hallazgo, expresa Peter Drucker, el gran pensador de los últimos tiempos: y es el problema que… la gran mayoría de la gente no esta todavía preparada para ello!
Esto es realmente asombroso, que la gran mayoría, aunque es poseedora de todas estas mismas virtudes, de ese grandioso patrimonio interior, sin embargo ha elegido seguir arrastrándose por la vida llenos de decepciones y fracasos, al mismo tiempo que otros viven en un estado continuo de éxito, bienestar y salud constantes. ¿Cómo se explica esta desigualdad?
Dicen los expertos del comportamiento humano que la raíz del problema surge porque vivimos en una sociedad muy negativa, donde escuchamos un “si”después de haber escuchado cinco veces un “no”. Nos fuimos desarrollando en un ambiente negativo, en donde nos alimentamos todos los días con información negativa, desde muy pequeños hemos oído miles de veces la sentencia de que “no se puede hacer esto o aquello”!
Por eso no es de extrañar que vivamos sin ningún tipo de desafíos, sin expectativas, y con nuestra iniciativa y creatividad bloqueadas y con muy poca originalidad.
Según el diccionario Encarta, definiremos el significado de las palabras excusas, pretextos, y argumentos, reacciones automáticas que ejercemos con frecuencia, antes de aceptar un gran desafío!
Excusas: es un motivo o pretexto que se invoca para eludir una obligación o disculpar una omisión.
Pretextos: Motivo o causa simulada o aparente que se alega para hacer algo o para excusarse de no haberlo ejecutado.
Argumentos: Razonamiento que se emplea para probar o demostrar una proposición, o bien para convencer a alguien de aquello que se afirma o se niega
El virus mortífero llamado “no se puede”
Nos hemos desarrollado con un patrón de conducta que rige nuestras vidas compuesto por la totalidad de nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, y en consecuencia por nuestras acciones. Ese patrón fue generado por toda la información o programación que recibimos en el pasado, especialmente de niños, cuando éramos muy pequeños. Nacimos y nos condicionamos a esta realidad, a que sencillamente “No se puede”.
Fuimos bombardeados desde nuestra infancia con excusas, pretextos y falsos argumentos, que terminaron luego convenciéndonos que es prácticamente imposible el sólo hecho de optar por un cambio o intentar transformar el entorno de nuestra realidad actual.
Existe un virus letal y sumamente pernicioso, un archivo dañino que estropea el desempeño de nuestra configuración, ese virus mortífero es llamado “No se puede”. Un virus diseñado para destruir la esperanza, tus sueños, tus deseos más profundos y tu potencial.
Para cambiar la realidad de nuestro mundo exterior, primero debemos cambiar nuestro mundo interior.
Uno de los muchos hábitos que debemos renunciar es dejar de andarnos con tantas excusas. Debemos librarnos de ese vicio destructivo llamado “pretextos”que debilita nuestra actitud, permitiendo el dominio nocivo del “No se puede”en todas nuestras decisiones y acciones.
El punto es que sin importar lo que has vivido hasta ahora, ni tu situación actual, en este momento puedes tomar la decisión de cambiar el curso de tu historia, creando para ti todo lo que siempre has deseado: desde êxito profesional, abundancia económica, realización personal y laboral, un significado en la vida, preciosas amistades y relaciones maritales en toda su plenitud.
Hubo una época en mi vida en que me había mentalizado a que mi libertad financiera o la realización de mis importantes proyectos personales serían sólo posibles para mi con un simple movimiento geográfico, me había condicionado mentalmente a esa creencia, que si llegase a mudarme a una región más próspera me sería mucho más fácil obtener mi independencia financiera.
Todas mis decisiones giraban en torno a ésta estructura de pensamiento. Es que era muy lógico y demasiado evidente, sólo había que hacer números. Mi ciudad natal era una región con muy pocas oportunidades comparada a otras grandes ciudades productivas.
Debo admitir que me llevo mucho tiempo el librarme de este falso sistema  de creencias en mi vida. Hoy afirmo, sostengo y doy testimonio que cualquier Libertad debe ocurrir primero en el interior de cada ser humano para que luego se manifieste en el exterior.
No debemos creer en circunstancias, lo que si debemos hacer es crear las circunstancias.
Nos hemos acostumbrado con la creencia de que las condiciones Del entorno en que vivimos, o el circulo de influencia cercano son los culpables de nuestros fracasos; pero todas las personas que lograron el éxito, previamente pudieron planificar de manera estratégica su camino a pesar de todos los obstáculos e impedimentos y al final, su determinación férrea fue la pieza clave que los llevó al logro de sus sueños.
El punto es que si quieres ver progresos en tus emprendimientos individuales, si anhelas por un crecimiento constante en tu región, no podrás jamás esperar grandes resultados si te has acostumbrado a inventar excusas, o a aceptar sin más los extraños argumentos de los supuestos expertos en el tema, que con sus falsos pretextos han intentado convencerte de porque no es posible que tu proyecto sea ejecutado. Esta actitud fatalista es la que tenemos que cambiar.
Para lograr resultados extraordinarios, para ser personas altamente efectivas, para alcanzar grandes metas, para subir a un nivel de alto desempeño, para realizar nuestros sueños más profundos, debemos estar dispuestos a cambiar nuestra mentalidad.
Los grandes cambios en la historia de la humanidad surgieron gracias a la simple decisión de una única persona que llego a saturarse de la realidad perniciosa que perjudicaba e impedía el progreso de su comunidad o país y un día se atrevió a marcar la diferencia escogiendo ser un líder generador de cambios.
El mundo necesita de nuevos modelos a seguir. Latinoamérica necesita desesperadamente de nuevos casos de éxito de transformación cultural. El 3º mundo tiene todo el potencial para generar los próximos megahéroes de la humanidad. El planeta necesita de cada individuo pensante con gran apremio, para que se torne en un modelo de inspiración para los demás.
Para tornarte en el próximo megahéroe de la humanidad tendrás que estar dispuesto a cambiar tu mentalidad y tu actitud. Tendrás que renunciar al mal hábito que has creado de inventar excusas por tu ausencia de resultados! Ese cambio de actitud es imprescindible si quieres hacer uma gran diferencia en tu vida.
Recuerda que las circunstancias, por más adversas y violentas que sean jamás podrán desmoralizar al hombre que haya tomado la valiente decisión de dejar de esperar las condiciones perfectas para hacer algo y que las cosas cambien algún día.
Determina a partir del día de hoy que serás un agente de cambio, que empezarás a crear tu historia de éxito, atenderás a la misión que se te asignado, cumplirás con tu propósito y perseguirás aquello que siempre has soñado.
Atrévete a hacer la diferencia! Sé un megahéroe de la vida.

Entradas populares de este blog

* La vida no es una carrera ...

SUEÑOS--