BUENA LECTURA

GRACIAS POR LOS RECODATORIOS SON UN ESTIMULO A SEGUIR ,,,EL CIELO TE SONRIA SIEMPRE CHELA AN SILVIA AGRADECEN TU VISITA Y LOS PREMIOS ESTIMULANTES  Y BUEN REFRIGERIO AL CORAZON............Un hombre estaba muy agobiado con su sufrimiento. El rezaba cada día a Dios "¿Por qué yo? Todos parecen tan felices, por qué soy el único que sufre." Un día fuera de sí por la desesperación, rezó a Dios, "Puedes darme el sufrimiento de cualquiera y lo aceptaré, pero toma el mío, ya no lo soporto más"
Esa noche tuvo un hermoso sueño --hermoso y muy revelador. Soñó que Dios se le aparecía en el cielo y les dijo a todos: "pongan todos sus sufrimientos dentro del templo" Todos estaban cansados de su sufrimiento. De hecho todos han rezado alguna vez "Puedo aceptar el sufrimiento de cualquier persona, pero llévate el mío; esto es demasiado, es insoportable".
Así, todos juntaron sus sufrimientos en una bolsa y llegaron al templo, se veían felices; el día había llegado, sus plegarias habían sido escuchadas. Y este hombre también se apresuró al templo.
Y Dios dijo "pongan sus bolsas en las murallas" y eso hicieron y entonces Dios declaró. "Ahora puede cada uno escoger tomar cualquier bolsa".
Y lo más sorprendente fue esto: que el hombre que había rezando siempre ¡corrió hacia su bolsa para que nadie la tomara! Pero él tuvo una sorpresa porque cada uno tomó su propia bolsa y todos estaban contentos de elegir de nuevo ¿Qué pasó? Por primera vez cada uno vio las miserias ajenas -- ¡sus sufrimientos eran iguales o más grandes!
El segundo problema era que uno se acostumbra a los sufrimientos propios. Ahora, elegir los de otro --¿quién sabe que sufrimientos habría en otra bolsa, por lo menos uno está familiarizado con sus propios sufrimientos, se ha acostumbrado a ellos --¿para qué elegir uno desconocido?.
Y todos se fueron a casa felices. Nada había cambiado, estaban devolviéndose con el mismo sufrimiento, pero todos estaban contentos, sonrientes y alegres porque pudieron llevarse su propia bolsa devuelta.
En la mañana él rezó a Dios y dijo:" Gracias por el sueño, nunca te pediré eso de nuevo. Lo que sea que me hayas dado, es bueno para mí; por eso me lo has dado".
Por los celos están en constante sufrimiento; se han vuelto malvados con los otros. Y por los celos tú comienzas a ser falso, porque comienzas a pretender, comienzas a simular cosas que no son, empiezas a pretender cosas que no puedes, que no son naturales para ti. Llegas a ser más y más artificial. Imitando a otros, compitiendo con otros ¿qué más puede hacerse? Si alguien tiene algo que tu no tienes y no tienes la posibilidad natural de tenerlo, la única forma es tener un sustituto barato. Por los celos.
El celoso vive en un infierno. Elimina la comparación y los celos desaparecerán, la maldad desaparecerá, la falsedad desaparecerá. Pero sólo los puedes eliminar si empiezas a hacer crecer tus tesoros internos; no hay otra forma.
Madura, conviértete en un individuo más y más auténtico. Ámate y respétate de la forma que Dios te hizo e inmediatamente las puertas del cielo se abrirán para ti. Estuvieron siempre abiertas, simplemente no te habías fijado.

Entradas populares de este blog

* La vida no es una carrera ...

SUEÑOS--