APRENDER A SOLTAR





Si cerramos la mano para no dejar escapar algo, podremos retenerlo, pero jamás podremos disfrutar de ello. Dejar ir lo que ya no tiene sentido en el presente nos abrirá las puertas a nuevas oportunidades.
 
Si no aprendemos a soltar, si no dejamos ir, si el apego puede más que nosotros y nos quedamos ahí atados, pegados a esos sueños, fantasías e ilusiones, el dolor crecerá sin parar y nuestra tristeza será la compañera de ruta.
Jorge  Bucay

En nuestros locos intentos, renunciamos a lo que somos por lo que queremos ser.


Si miramos el objeto de nuestro apego con una simplicidad nueva, comprenderemos que no es ese objeto lo que nos hace sufrir, sino el modo en que nos aferramos a él.


El origen del sufrimiento es el apego, que crea la ilusión del ego. 

El desapego es la capacidad de hacernos nada para llegar a ser personas enteras.


Si no cortas tus ataduras durante la vida, ¿qué esperanza de liberación tendrás durante la muerte?.


Cuando el apego no tiene más razón que el hábito y no aparecen propósitos que den sentido y trascendencia, es el momento de soltar.


Para adquirir cualquier cosa en el universo físico,debemos renunciar a nuestro apego a ella. No renunciamos a la intención de cumplir el deseo, renunciamos al interés por el resultado.

Entradas populares de este blog

SUEÑOS--

* La vida no es una carrera ...