MENTALIDAD TRIUNFADORA-------


Las personas somos lo que creemos ser y nuestras “etiquetas”
se forman con el recuerdo de nuestras “últimas experiencias”.
Cuando el conductor de un automóvil sufre un accidente grave,
su primera reacción es no volver a conducir.
Quien se cae de la bicicleta no querrá volver a pedalear.
Si persiste en la deserción, quedará marcado para siempre.
Todos los “no puedo” tienen el mismo origen: un fracaso no superado,
una caída tras la que no se realizó otro intento, un error que se fijó
como la “última experiencia”.

Nuestras expectativas en deporte, estudios, oratoria
y hasta en relaciones humanas o amorosas,
están determinadas por nuestras “últimas experiencias”.
Toda información nueva, al penetrar en la mente,
tiende a sustituir la información antigua relacionada
con el mismo tema.
El que sufrió un revés, no quiere intentarlo de nuevo.
El que tuvo éxito está dispuesto a volver a tenerlo.
La clave para ser hábil en una disciplina no es practicarla
cuando sale bien, sino volver a intentarlo cuando sale mal.
Hay un dicho deportivo que versa: “Si no duele, no hace bien”.
Sólo pueden ganar competencias importantes los atletas,
estudiantes, profesionistas, empresarios
y jefes de familia que lo entienden.
En la pugna, todos los contendientes comienzan a sufrir
al alcanzar el borde de la fatiga.
Es una frontera clara en la que muchos abandonan la carrera,
convencidos de que han llegado a su límite.
Pero quienes no desfallecen, quienes hacen un esfuerzo
consciente por aceptar el dolor que otros evaden,
de pronto rompen el velo y entran en un terreno nuevo
que se llama “segundo aire”.
En el segundo aire, la energía regresa en mayores cantidades,
los pulmones respiran mejor, el sistema cardiovascular trabaja
con más eficiencia y el cerebro agudiza sus sentidos.
Sólo en el segundo aire se triunfa; sólo en este terreno se hacen
los grandes inventos; sólo aquí se realizan las obras que trascienden
y las empresas que dejan huella.
Debemos llegar siempre a nuestro segundo aire.
Debemos insistir y resistir.
Sabemos que dando más de lo que debemos dar
recibiremos más de lo que esperamos recibir.
Sabemos que nuestros resultados son superiores
porque están dados después de la fatiga,
porque no fueron fáciles ni gratuitos,
porque ocupamos este sitio tras haber hecho
un esfuerzo extra en la vereda.
Nuestro amor por lo bien hecho nos une,
nuestra complicidad por haber llegado juntos
a la línea de sufrimiento y haberla traspasado
para permanecer juntos en el segundo aire, donde ya no se sufre,
donde todo son resultados.
Somos lo que creemos.
Valemos lo que tenemos en la mente y en el alma.
Alcanzamos lo que soñamos con toda intensidad
Nadie triunfa por casualidad. Cada hombre exitoso posee una filosofía
de vida que lo lleva a tomar decisiones correctas
en los momentos precisos.
Mañana sólo vas a cosechar aquello por lo que te partiste el alma hoy.
Sólo los de mente arcaica piden limosna; son inútiles,
aunque tengan veinte años de edad…
Pero tú eres joven mentalmente. Tú puedes lograr tus sueños.
Comienza a hacer lo que te corresponde, hoy mismo.
Haz que tu mejor esfuerzo se convierta en tu mejor plegaria.
Ora así: “Señor, lo que tengo que hacer, lo haré lo mejor que pueda,
pondré mi mayor cuidado y entusiasmo.
Obsérvame en la entrevista o en el examen.
Te brindo mi mejor esfuerzo este día y dejo en tus manos el resultado”.
Tienes inteligencia, voluntad, conciencia;
todos los elementos para triunfar.
Si no logras tus anhelos es que no pagaste el precio.
¡Actúa! ¡Deja de suspirar y hacerte el mártir!
¡Si no triunfas, es porque no quieres!
No inventes excusas. Sal al campo de batalla.
Hazte oír, hazte valer.
Si no crees en ti, nadie lo hará; si no levantas la mano
por temor a la crítica, podrías morirte y nadie te echaría de menos.
¡Lucha! ¡Incluso un poeta luchador es mejor que un poeta aislado!
El hombre que se dice intelectual y se retira permanentemente,
en realidad es un perezoso.
Los seres ordinarios tienen pereza de pagar el precio.
Quieren llegar a la cima sin prepararse ni moverse.
Los mediocres ven al triunfador y lo minimizan,
pero no se dan cuenta que el triunfador
ha dado la vida por sus anhelos.
Las ideas te hacen libre o esclavo.
De ideas positivas te sostienes para salir del fango,
como si fueran ramas de un árbol que se inclinan hacia ti.
La medicina para superar tropiezos es esforzarse, cambiar de actitud,
lograr una nueva mentalidad y un incremento en tu autoestima.
¿Estás abatido? El árbol podrido en que te refugiabas
fue tragado por el pantano; caíste al fango y has permanecido en él.
Sacúdete el lodo, ten el coraje, la fuerza y la fe
para mover tus alas anquilosadas hasta que logres elevar
el vuelo rumbo al bosque fértil que te está esperando.
No importa lo que se haya vivido, no importan los errores
que se hayan cometido, no importan las oportunidades
que se hayan dejado pasar, no importa la edad;
siempre estamos a tiempo para decir “basta”,
para oír el llamado que tenemos de buscar la perfección,
para sacudirnos el cieno y volar muy alto y muy lejos del pantano.

Entradas populares de este blog

* La vida no es una carrera ...

SUEÑOS--