importante..........

La sociedad siempre culpa a los padres por lo que son sus hijos, siempre dicen que un hijo es lo que es porque no supieron educarlo, darle amor, cuidarlo y otras veces los padres son culpables por haber dado mucho amor… en suma, un padre es un criminal que convierte a una criatura en lo que será de grande… sin pensar que el error pudo haber sido por otras circunstancias. Pues yo estoy en contra de toda esa basura de culpabilidad que recae sobre los padres… porque si bien es cierto que una persona necesita amor cuando niño, pues de grande es muy capaz de discernir y decidir lo bueno y lo malo y dejémonos de toda esa basura Freudiana “mi madre tiene la culpa”, porque los chicos actúan según su personalidad o lo hacen influenciados por su entorno. Cuando tienes 18 o 25  años ya eres mayor para saber lo que quieres, y eres autónomo para hacer lo que realmente quieres hacer en la vida, por lo tanto  los padres poco tienen que ver con eso, y no tienen culpa de tu decisión libre.

Los hijos además de egoístas son ingratos muchas veces....es que creen que los padres lo pueden todo y el hecho de ser padres es obligación de darles todo. No entienden que los padres no son super héroes, que también tienen  debilidades....y cometen errores., pero no son culpables de nada.
Yo he vivido toda la vida  con mis padres, es decir, desde que nací, por eso precisamente pienso que no son los culpables de lo qué soy ahora (sea lo que sea) no son culpables.
Sin embargo mis hermanos no hacen nada más que echarles la culpa de muchas cosas de la vida, aunque ya uno no esté en esta vida, aun muerta siguen culpando, y me parecen injustos, por que como dije antes fueron adultos una vez y responsables de sus vidas, porque estoy segura que si se hubieran metido  no lo hubieran aceptado tampoco.

A veces los hijos son muy desagradecidos con sus padres, incluso en su etapa de adultos cuando debieran tener mayor capacidad de apreciar lo que sus padres supusieron para ellos.
Pues ellos ahora también tienen responsabilidades  con ellos, y cuando necesitan de sus hijos, no los encuentran.
Pues ellos ahora están haciendo lo mismo, están siendo ingratos con sus padres, por que cuando los necesitan no están.
Bien es cierto que hay padres que no han sido ejemplares, pero incluso los mejores padres, los que más han sacrificado por sus hijos, los que más han luchado por darles oportunidades que ellos mismos no tuvieron… también pueden tener hijos muy ingratos.
Es necesario que los hijos lo sepan, es necesario no ocultarles la realidad de la dureza de la vida, es necesario evitar que piensen que todo es color rosa, es necesario que valoren cuanto se hace por ellos, que si la vida les es fácil es gracias a lo que por ellos se hace y muchas veces por lo mucho que se sacrifica por ellos.
 
Siempre me considere una buena hija, a pesar que mi padre fue  muy duro conmigo, me queda la satisfacción de haber dado todo por ellos hasta el último minuto, tanto con mi madre que la cuide hasta que se murió, cinco años, y ahora con mi padre con Alzheimer y eso que fue muy duro conmigo, pues ya son 7 años, me pregunto donde están mis hermanos? , son hijos igual que yo por qué me dejaron sola en esa lucha  y me reprochan tantas y tantas  cosas y  encima piensan que te estás haciendo rica.
La ingratitud es un pecado que puede herir profundamente a las personas que se han sacrificado,  es el espectáculo más triste que uno pueda presenciar.
En verdad la ingratitud siempre estuvo de parte de gente que quise,  sufrirla  lastima mucho es un dolor inmenso en el corazón

Cualquier tipo de maldad es el trueno; la ingratitud es el rayo. El trueno asusta, pero el rayo mata.
Y así es como me siento yo muerta desilusionada y dolida.
Me ha causado un enorme daño y enorme sufrimiento, yo siempre he sido una mujer que doy sin medida, y todo por amor, y han de creerme que yo siempre he hecho el bien a la gente que quiero y a la que aprecio.
El hacer el bien a los demás nunca he esperado un beneficio a cambio, pero si la gratitud que esa no tiene precio, y no se puede comprar con todo el dinero del mundo. Pero ¿qué puedo yo esperar como un pobre ser humano que soy?, y como pago recibí una traición acompañado de ingratitud, de las personas con la que yo creí iban a estar conmigo siempre, mi propia sangre, en las malas y en las buenas, un fallo grande por mi parte.

De todos modos estoy satisfecha por ser como soy, y tengo la conciencia muy tranquila, aunque mi corazón este comprimido, y las lágrimas salgan a raudales, pero sé que pasara y que Dios me colmará con cosas preciosas.
La única satisfacción que me da es que en cuanto más entrego porque doy hasta que me duela, más me bendice mi Padre que está en los cielos quien hace que caiga la lluvia sobre los justos y los no justos.
Al final todos recogeremos lo que hayamos sembrado en nuestra vida, de eso estoy muy segura.
 
Hay penas que nunca deben ser escritas, ya que si se hiciera nunca jamas podrían ser olvidadas.
Hay penas que nunca deben ser olvidadas ya que si se hiciera volveriamos a errar.
Hay errores que nunca se deberian cometer, y por los que todavía pagamos en heridas.
Hay heridas que nunca deberían ser abiertas, pues ya toda cirugía es inútil cortar en ellas.

Entradas populares de este blog

SUEÑOS--