Creciendo en las crisis



  • 1 Taza de Aceptación
  • 1 Taza de Comprensión
  • ½ Litro de Fortaleza
  • 1 Sobre de Tranquilidad
  • 2 Cucharadas de Fe
  • 1 Manojo de Adaptación
  • Mantener la perspectiva constantemente
Condimentos:
Dolor, resignación, altruismo y flexibilidad

Modo de Preparación:
  1. Cuando nos enfrentamos con momentos de adversidad o desastres, podemos elegir vivir, crecer y fortalecer nuestros valores o podemos elegir hundirnos, deprimirnos y hacer una verdadera tragedia de lo que en un principio ya es difícil. Cuando uno sabe que la vida es lo más preciado que se tiene, entonces uno es capaz de luchar, venciendo cualquier obstáculo que se presente. Admitir de que somos vulnerables, aceptar que la vida no siempre es un platillo dulce y fácil de digerir es poder ver con claridad y madurez. Si se le agrega confianza y fe enfocándose en aspectos más positivos es más fácil digerir un platillo amargo y descubrir que es posible ganar mucho más de lo que se espera de estas circunstancias.
  2. Son los momentos de crisis los que nos obligan a cambiar. El ingrediente principal para poder cambiar es la aceptación, admitir que la situación que se está viviendo es difícil, dolorosa, que no todo lo que pasa se encuentra en nuestras manos y que hay veces que nunca vamos a entender por qué ciertas cosas suceden. Es imposible tener una vida sin dolor, problemas y preocupaciones, por lo que es necesario tener siempre la capacidad de adaptarnos a los cambios inevitables.
  3. Al sobrevivir exitosamente una crisis, se adquiere confianza, seguridad y se aprende a ver un cuadro más completo de la vida. Poder compensar el dolor y la adversidad manteniendo siempre la perspectiva, ayuda a sobrellevar el sufrimiento y enriquece la vida ordinaria. Uno se vuelve más tolerante, más sabio y más fuerte; alguien que ni uno mismo se imaginó que podía llegar a ser.

Entradas populares de este blog

* La vida no es una carrera ...

SUEÑOS--